Category

Cultura

Category

Para tener una comunicación efectiva en este ámbito es necesario poner atención a todo ello que no debemos hacer.

Las empresas comprometidas con la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) generalmente invierten recursos significativos en un intento de aumentar la conciencia de sus compromisos responsables y aprovechar aquellos para construir una reputación positiva.

Los consumidores de todo el mundo expresan el deseo de aprender sobre las iniciativas de RSE de una empresa, la preferencia de hacer negocios con aquellas que son buenos ciudadanos corporativos y la voluntad de dejar de hacer negocios con compañías cuyas prácticas tienen un impacto negativo en los empleados, las comunidades o el medio ambiente.

Una encuesta realizada en 2012 a 47,000 consumidores en 15 mercados realizada por Forbes y Reputation Institute, encontró que las percepciones de la RSE representan el 42% de cómo se sienten los consumidores sobre esa empresa. Por lo tanto, ciertamente tiene sentido que las compañías consideren que dar forma a esas percepciones sea una prioridad.

¿Los esfuerzos de comunicación de RSE tienen el impacto deseado?

La evidencia indicaría que, en su mayor parte, la respuesta es claramente: NO.

En una encuesta reciente de Penn Schoen Berland, solo el 11% de los consumidores de EE. UU. dijo que había escuchado comunicaciones sobre RSE de cualquier compañía. Solo el 13% dice haber leído sobre una agenda de RSE en el sitio web de una empresa. ¿Y quién lo haría?

errores al comunicar la RSE

Uno de los errores al comunicar la RSE, es que la información en esos sitios generalmente está llena de lenguaje corporativo seco y jerga que puede conectarse con activistas, reguladores, responsables de compras y formuladores de políticas que dejaría a la mayoría de los consumidores pensando.